La reina Isabel II del Reino Unido en el Remembrance Day de 2019. (Foto: AFP)
La reina Isabel II del Reino Unido en el Remembrance Day de 2019. (Foto: AFP)

Era un secreto. La tiene estrictos protocolos y algunos son un tanto peculiares como el siempre llevar un outfit de color negro en la maleta cada vez que realizan un viaje, ya sea al extranjero o al interior del Reino Unido. Esto data de hace muchos años, pero una vez tomó desprevenida a la reina y desde ese momento se asegura que todos sus hijos y nietos cumplan la regla.

Para los compromisos de la realeza británica, como las audiencias, las visitas o las ceremonias, las prendas negras están prohibidas, excepto que se asista a un servicio fúnebre o sea un día de luto decretado. También lo usan para conmemoraciones relacionadas como el Remembrance Day, una fecha que se estableció en el fin de la Primera Guerra Mundial para recordar a todos los caídos.

Los royals británicos saben perfectamente que el color negro está dedicado al luto, pero de todas formas deben llevar uno en su maleta. El motivo es muy fácil de explicar: si ellos están de viaje y tienen que regresar a Reino Unido ante un fallecimiento, deben pisar territorio británico vestidos para la ocasión y dirigirse de inmediato al funeral sin perder tiempo o dirigirse al palacio de Buckingham.

Camila de Cornualles, Isabel II del Reino Unido y Catalina de Cambridge en el Remembrance Day de 2019. (Foto: AFP)
Camila de Cornualles, Isabel II del Reino Unido y Catalina de Cambridge en el Remembrance Day de 2019. (Foto: AFP)

El día que la reina Isabel II no llevó su outfit negro

El protocolo de llevar un outfit oscuro a los viajes data desde hace mucho y una vez agarró desprevenida a la reina Isabel II. A principios de 1952, cuando tenía 25 años y aún era princesa, hizo una gira de varios meses por Australia, Nueva Zelanda y Kenia junto a su esposo, Felipe de Edimburgo.

El 6 de febrero de ese mismo año llegaron a Sagana Lodge, ubicada en la ciudad de Kiganjo en el condado de Nyeri, Kenia, donde terminaba el viaje. Tras pasar allí la primera noche, a Felipe se le informó del fallecimiento de Jorge VI y pidió él mismo darle la noticia a su esposa y flamante reina.

Fue allí donde decidió que durante su reinado se la conocería como Isabel, su nombre de nacimiento. Sin embargo, se le concedió el número romano “II” debido a que existió Isabel I de Inglaterra (1558-1603), hija de Enrique VIII de Inglaterra y Ana Bolena, una etapa conocida como Época isabelina.

Isabel II y Felipe regresaron de inmediato al Reino Unido y se dieron cuenta que la monarca no tenía un traje negro. Por ello, cuando aterrizaron una comitiva la esperaba para alcanzar un vestido oscuro, el cual se puso en el avión para ser trasladados a Buckingham y se aseguró que esto no vuelva a pasar.


Síguenos en nuestras redes sociales: