Carlota de Cambridge, posando con Orla.(Foto: dukeandduchessofcambridge | Instagram)
Carlota de Cambridge, posando con Orla.(Foto: dukeandduchessofcambridge | Instagram)

En la británica, los perros siempre han tenido un gran protagonismo. Se conoce del amor que la reina siente por sus corgis, a los que cuida y quiere mucho. Es habitual, en las recepciones en palacio, verlos correr por los pasillos, incluso colándose en las fotografías oficiales y una de las preocupaciones de la soberana es saber qué pasará con ellos cuando ella fallezca.

El príncipe Guillermo y Catalina de Cambridge no se quedan atrás. Hace unos meses compartieron con sus seguidores el dolor por la muerte de Lupo, su mascota. Un cocker spaniel color negro al que adoptaron en 2011 para hacer más llevaderas las ausencias del duque de Cambridge cuando eran más prolongadas debido a su trabajo como piloto de helicópteros de emergencia.

Isabel II del Reino Unido con su dorgi llamada Candy mientras repasa una muestra de recuerdos de su Jubileo de Oro y de Platino en el castillo de Windsor el pasado 4 de febrero. (Foto: AFP)
Isabel II del Reino Unido con su dorgi llamada Candy mientras repasa una muestra de recuerdos de su Jubileo de Oro y de Platino en el castillo de Windsor el pasado 4 de febrero. (Foto: AFP)

Antes de la muerte de Lupo, la pareja que recientemente se ha mudado a Windsor ya había dado la bienvenida a un nuevo cachorro; James, el hermano de Catalina, les regaló a Orla, que es sobrina de Lupo.

Camila de Cornualles y Carlos de Gales también son amantes de los animales. Ellos tienen dos perritas: Bluebell y Beth. Por otro lado, antes de casarse con el príncipe Enrique, Meghan de Sussex tenía dos perros: Guy, un beagle que sigue viviendo con ella, y Bogart, un mestizo al que tuvo que dejar en Canadá cuando se mudó a Estados Unidos porque era demasiado mayor para viajar. Tiempo después, la familia decidía añadir un nuevo miembro: una labradora negra llamada Pula.

Susan, la primera corgi de Isabel II

Cuando Elizabeth cumplió 18 años, recibió a su primera corgi propia. Se trataba de Susan y de ella nació la gran familia de corgis que acompañaron a la reina durante 70 años.

El amor que sentía por su mascota era tal, que incluso la llevó como compañía durante su luna de miel con Felipe de Edimburgo, según reportan desde La Vanguardia.

En la residencia de Sandringham, su casa real de recreo, se encuentra la lápida conmemorativa de Susan, para la que la reina elaboró un boceto, junto con una inscripción: “La fiel compañera de la reina durante 15 años”.

Susan tuvo 14 generaciones de perros corgis y posee una tumba con dedicatoria especial en Sandringham. (Foto: Getty Images / Composición)
Susan tuvo 14 generaciones de perros corgis y posee una tumba con dedicatoria especial en Sandringham. (Foto: Getty Images / Composición)

VIDEO RECOMENDADO

¿Qué pasaría si la Reina Isabel II muere?
La reina Isabel II ostenta hasta la fecha el segundo reinado más largo de la historia.

Síguenos en nuestras redes sociales: