Mujer irreconocible toca papada. (Imagen: istock)
Mujer irreconocible toca papada. (Imagen: istock)

Realizarse un simple arreglo estético conlleva algunos riesgos que las personas desconocen, incluso a veces el resultado desata polémica y no causa mucho agrado. Así ocurrió en la insólita de Jayne Bowman, quien se sometió a una cirugía y las cosas no salieron como esperaba. El caso indignó en las .

Después de ponerse en forma y bajar de peso, Jayne, de Reino Unido, siguió mejorando su aspecto físico. “Estaba tan orgullosa de mi reciente pérdida de peso. Me había quedado con un exceso de piel que me había dejado con una papada antiestética y lo odiaba”, reveló.

La mujer de 59 años no se quedó con los brazos cruzados y recolectó información para hacer algo al respecto. “¿Alguien puede recomendarme algún lugar para ponerme Botox en mi papada?”, escribió nuestra protagonista desde su cuenta de Facebook.

“No hubo ningún cambio”

Entre los comentarios, apareció un mensaje de una terapeuta de belleza que decía sobre un tratamiento llamado “plasma de fibroblastos”, informa . Tras revisar las reseñas de la profesional, Bowman pagó, aproximadamente, 600 dólares para hacerse el procedimiento.

Sin embargo, Jayne agregó que “semanas después no hubo ningún cambio aparte de unas cicatrices horribles. Tenía cientos de puntos en las cejas por todo el cuello y el pecho. ¡Parecía un lagarto!”.

Sobre la intervención de plasma de fibroblastos, la británica recordó que “fue tan doloroso, ardía como el infierno. Le dije a la terapeuta que estaba en agonía pero ella no pareció molestarse. Ella dijo que tenía que continuar o no funcionaría”.

Luego de la intervención, la fémina se puso crema en las heridas, pero rápidamente la cara, el cuello y el pecho se llenaron de puntos marrones. De inmediato, ella llamó a la especialista y le ofrecieron terapias para borrar las cicatrices, pero no funcionaron.

“No busco dinero”

Ahora, Jayne busca justicia “por haber sido masacrada en las esteticistas”. “Ojalá todavía tuviera mi cuello caído, era mejor que lo que me quedó. Este tratamiento de belleza fallido me ha dejado en agonía (...) ha sido una pesadilla viviente y estoy viviendo con las cicatrices para probarlo”, comentó Bowman .


Síguenos en nuestras redes sociales: