Niños llevan a su bisabuelo en un cochecito de bebé para vacunarse contra la COVID-19. (Foto: @Pau_Rios_ | Twitter)
Niños llevan a su bisabuelo en un cochecito de bebé para vacunarse contra la COVID-19. (Foto: @Pau_Rios_ | Twitter)

La contra la evidenció varias historias de personas que hacen hasta lo imposible por inmunizarse. En México es viral el caso de Javier Alejandro García, un niño de tan solo 10 años que el pasado 13 de marzo hizo todo lo que estaba en su manos para llevar a su bisabuelo Victorio al centro de vacunación en Oaxaca. Te romperá el corazón.

Javier llevó a su bisabuelo hasta el distrito San Isidro Monjas, en la ciudad de Santa Cruz Xoxocotlán. El adulto mayor padece de púrpura trombocitopénica, una enfermedad que hace que el sistema inmunológico ataque por error a las plaquetas y que hace que no pueda movilizarse con normalidad.

La enfermedad hace que el abuelo de Javier sufra dolores al caminar desde hace años. Por ello, era una misión difícil desplazarse desde su casa hasta el centro de vacunación. Sin embargo, Javier se las ingenió: lo subió a un coche de bebé y lo empujó por las empedradas y empinadas calles de Oaxaca.

MÁS INFORMACIÓN: Maestro de 77 años que vive en su auto recibe US$27.000 recolectados por sus exalumnos
MÁS INFORMACIÓN: La historia completa de Maia B., la niña que apareció tres días después de su secuestro en Buenos Aires
MÁS INFORMACIÓN: Creía que era hijo único, pero descubrió que tenía 30 hermanos

La historia fue conocida gracias a los medios de comunicación mexicanos, quienes en YouTube compartieron la historia de cómo el niño llevó a su abuelo a vacunarse. “En una vieja carreola de bebé habilitada como silla de ruedas, un niño de no más de 11 años llevó a su abuelo a vacunar”, relataron.

“Los topes fueron muy pesados para mí, porque en uno casi se me cae mi abuelo. Pues hice todo lo posible y alcé la carriola, la alcé con todas mis fuerzas, no importaba que me saliera sangre, lo que fuera, yo amo mucho a mi abuelo. Alzo la carriola y que la empujo”, narró el pequeño Javier Alejandro.

El difícil traslado lo realizó a Javier en compañía de su hermano menor, sin ayuda de ningún adulto. Al llegar al centro, unos policías lo ayudaron. La historia se hizo viral de tal forma que las autoridades locales le donaron una silla de ruedas al anciano y los inscribieron en un programa de ayuda social.