El truco para ensanchar los jeans y que te queden como nuevos. (Foto: Pexels)
El truco para ensanchar los jeans y que te queden como nuevos. (Foto: Pexels)

Secreto revelado. Ya sea que estemos en la temporada de invierno o verano, sean largos o cortos, o incluso rotos, los pantalones jeans son una prenda básica en nuestro closet e imprescindible en nuestro día a día. Son cómodos y versátiles porque combinan con absolutamente todo y, además, suelen ajustarse a nuestro cuerpo. Toma nota.

La tela de lo jeans suelen ceder con facilidad hasta adaptarse a nuestro cuerpo. Pero, ¿Qué pasa cuando se quedan pequeños y no conseguimos abrocharlos? Desde Mag te compartimos un y efectivo para poder ensanchar los también llamados vaqueros y puedas volver a usarlos.

El truco para ensanchar los jeans

Primero, hay que meter los pantalones en la lavadora para lavarlos, de la misma manera en los que sueles hacerlo. Lo mejor para que no encojan es poner un ciclo de lavado corto a 30 grados de temperatura.

Una vez acabado el lavado, tienes que ponerte los jeans húmedos y hacer unos ejercicios para que se ensanchen: sentarte en una silla, tocarte las puntas de los pies, hacer algunas sentadillas y abrir y cerrar las puntas. Puedes sumar las actividades que consideres para que la prenda ceda un poco.

La tela de los jeans suele ceder con facilidad hasta adaptarse a nuestro cuerpo. (Foto: Pexels)
La tela de los jeans suele ceder con facilidad hasta adaptarse a nuestro cuerpo. (Foto: Pexels)

Después, quítate los jeans y tiéndelos para que se sequen. Lo mejor es tenderlos en una habitación fresca y bien ventilado. Una vez que los pantalones estén completamente secos, podrás comprobar lo bien que te quedan y abrochan sin necesidad de tener que dar saltos o aguantar la respiración.

Otro truco que se ha vuelto viral en las redes sociales es el de meter los jeans en el congelador para mantener su color original por más tiempo. Además, varios usuarios aseguran que las bajas temperaturas también funcionan para neutralizar los malos olores, como el del tabaco. Solo hay que meter los pantalones en una bolsa hermética y meterla al congelador. Y listo.


Síguenos en nuestras redes sociales: