Espejo redondo de una baño de color blanco. (Imagen: Curtis Adams / Pexels)
Espejo redondo de una baño de color blanco. (Imagen: Curtis Adams / Pexels)

con estilo y armonía un continúa siendo tema de conversación. Y no es para menos, pues la decoración ayuda a otorgar un plus más fresco a una estancia en la que siempre se percibe la sensación de limpieza. Sin embargo, hacerlo no es tarea sencilla, porque debes cuidar cada detalle.

En ese sentido, los espejos redondos ya se convirtieron en una alternativa habitual a la hora de ‘rejuvenecer’ el baño de la casa. Al momento de elegirlos, es fundamental considerar su tamaño y el marco. Cuanto más grande, reflejará la luz de mejor manera.

Por qué colocar espejos redondos en tu baño

Respecto al marco, aparecen múltiples materiales, desde la madera hasta las fibras vegetales. Dicho esto, en las siguientes líneas te damos tres ideas para sacarle provecho a este tipo de espejos.

Plus decorativo

Para empezar, los espejos redondos ofrecen un toque especial en la decoración del baño porque sus líneas suaves rompen con lo convencional. Aunque no parezca, estos espejos decoran por sí solos sin recargar el ambiente.

Crea punto de interés

Ahora bien, un espejo redondo puede crear un punto de interés destacado sobre la pared y aporta elegancia. Además, tienes la posibilidad de jugar con el marco para cambiar la decoración. De esta manera, si deseas darle mayor protagonismo al revestimiento de la pared, este espejo es la mejor opción.

Muy versátil

Un espejo redondo queda excelente en cualquier baño (moderno o clásico). Sus formas equilibran las líneas rectas en una estancia de corte contemporáneo. Según los expertos, una área pequeña con muchos espejos agranda el espacio.


Síguenos en nuestras redes sociales:


No te pierdas