• Chicago Bulls - Foto: agencia
    1/14

    Chicago Bulls - Foto: agencia

  • Chicago Bulls - Foto: agencia
    2/14

    Chicago Bulls - Foto: agencia

  • Chicago Bulls - Foto: agencia
    3/14

    Chicago Bulls - Foto: agencia

  • Chicago Bulls - Foto: agencia
    4/14

    Chicago Bulls - Foto: agencia

  • Chicago Bulls - Foto: agencia
    5/14

    Chicago Bulls - Foto: agencia

  • Chicago Bulls - Foto: agencia
    6/14

    Chicago Bulls - Foto: agencia

  • Chicago Bulls - Foto: agencia
    7/14

    Chicago Bulls - Foto: agencia

  • Chicago Bulls - Foto: agencia
    8/14

    Chicago Bulls - Foto: agencia

  • Chicago Bulls - Foto: agencia
    9/14

    Chicago Bulls - Foto: agencia

  • Chicago Bulls - Foto: agencia
    10/14

    Chicago Bulls - Foto: agencia

  • Chicago Bulls - Foto: agencia
    11/14

    Chicago Bulls - Foto: agencia

  • Chicago Bulls - Foto: agencia
    12/14

    Chicago Bulls - Foto: agencia

  • Chicago Bulls - Foto: agencia
    13/14

    Chicago Bulls - Foto: agencia

  • Chicago Bulls - Foto: agencia
    14/14

    Chicago Bulls - Foto: agencia

Si Los Beatles no eran solo John Lennon, los no eran solo . Y si bien en su primer triplete de anillos (1991-93) tuvo socios más perfil bajo (BJ Armstrong, Horace Grant...), los que fueron sus laderos entre 1996-1998 sí eran de un status mediático superior y de un nivel de juego todavía más alto.

Dirigidos por Phil Jackson aquellos salieron tres veces campeones con una formación que tenía a estos cinco jugadores como protagonistas de la temporada en la que se enfoca la serie, la de 1997-98:

Base: Ron Harper (9.3 puntos y 2.9 asistencias)

Muy listo y versátil, ejercía de armador formal, aunque también podía moverse en posición de 2. Fue rival de cuando jugaba en los Cavs de los 80, pero adquirido por Jackson pasó a cumplir un rol secundario en los .

Tras el triplete, fue bicampeón con Lakers, también de la mano de su amigo Phil. Otro que resignó su rol de estrella para sumarse a la banda orquestada por Su Majestad.

MIRA: ¿Por qué Michael Jordan es el mejor de la historia?, por encima de LeBron James

Escolta: Michael Jordan (28.7 puntos y 1.7 robos)

El mejor de todos los tiempos. O, mínimo, de los últimos 50 años. Fue MVP de las 6 ligas que ganó en los 90. Determinante en puntos y robos, ejercía su poderío en los dos costados. No hubo año de en los que no llegara a play off.

A diferencia de sus primeros tiempos con Doug Collins, con Jackson fue más colectivo. Su desarrollo no impidió que acabase su carrera con 30 puntos de promedio. Líder nato. Gigante en la hora límite.

Alero: Scottie Pippen (19.1 puntos y 5.9 asistencias)

Un socio brillante y polifuncional. Su perfil bajo ocultaba a un jugador de proporciones, capaz también de ser jugador franquicia. Mejoró año tras año desde su arribo a la liga en el 87.

Secó a Magic Johnson en las finales del 91 y potenció su juego ofensivo hasta ser el segundo mejor anotador del cuadro y el primero en apartados como las asistencias. Crack total. Cero celos con . Sabía que ambos se fortalecían.

MIRA: ¿Michael Jordan puede ver amenazado su trono por LeBron James?

Alero: Toni Kukoc (13.5 puntos y 4.8 asistencias]

El Magic europeo. Entre 1989 y 1992, estableció un dominio total en su continente a partir de su disparo, su pase y su visión de juego. Un fantasista de 2.08 m. Antes de este triplete en NBA, había sido tricampeón europeo de la FIBA como estrella del Jugoplastika.

No era un gran defensa, pero en la liga creció en músculos y rigor. Era la tercera selección de tiro de , tras y Pippen. Se puso a un lado para que otros brillasen. Un genio con overol.

Ala-pivot: Dennis Rodman [15.0 rebotes y 2.9 asistencias]

Un especialista defensivo. El rey en el duro apartado de los rebotes, materia que perfeccionó con su gran lectura de por dónde caía la pelota tras el fallo. Los conocía y los estudiaba a todos.

Su estilo de star pop impidió que se reconozca lo gran jugador que era. Lo asocian más a las fiestas, Madonna y Carmen Electra que a los duelos ganados a Shaq o Malone. Lo llevaron para hacer el trabajo sucio. Cumplió su parte.

Los otros:

El grandulón Luc Longley era titular formal del equipo. Arrancaba (casi) siempre y jugaba de pivot. El australiano tenía el rol de chocar con el centro más fuerte del otro lado.

Steve Kerr asumía la figura de base tirador que sumaba minutos desde su facilidad para el triple. Lo que John Paxon fue en el primer triplete (91-93), Kerr lo fue en el segundo. Muy inteligente, decidió partidos calientes. Jud Buechler ocupaba la posición de escolta táctico que aportaba pase y buen disparo en pocos minutos. Scott Burrell aparecía como otro habitual del recambio, pero esta vez bajo los aros como alero.

El canadiense Bill Winnington era otro pivote que sumaba espacio en el equipo para relevar a Longley de la lucha con los grandes pivots de aquel tiempo. Gente como el foward Jasson Caffey o el escolta Randy Brown también tuvo participación en aquellos entrenados por Phil Jackson.

Los rojos cerraron la temporada regular con 62 triunfos y 10 derrotas. En las finales de aquella 97-98 ganaron su conferencia con drama a los Pacers por 4-3 y versus los Jazz vencieron 4 a 2. En aquellas finales el líder de puntos entre los titulares de Bulls fue Jordan (32.4), el de asistencias, Pippen (5.2), el de rebotes, Rodman (11.3) y el de mejor % de tiro terminó siendo Kukoc, quien lideró el apartado en tiros de dobles (48%) y tiros de triples (37%). El que más minutos completó con 41.5 por noche fue, cómo no, Jordan.

*Números obtenidos por los jugadores de los Bulls en la temporada regular 1997-98.

TE PUEDE INTERESAR

VIDEO RECOMENDADO

Michael Jordan y la serie sobre su vida que ya es un éxito en Netflix