Los talibanes han vuelto a retomar su poderío en Afganistán y la violencia no ha demorado en hacer noticia. (Photo by - / AFP)
Los talibanes han vuelto a retomar su poderío en Afganistán y la violencia no ha demorado en hacer noticia. (Photo by - / AFP)

La imagen de decenas de personas pugnando por huir de después que los insurgentes talibanes tomaran la capital afgana, Kabul, y dieran por terminada la guerra contra las fuerzas extranjeras y locales, no solo debe haber causado sentimientos de rechazo en quienes las vieron, también debe haber despertado inquietudes por saber más acerca de lo que sucede en este país.

MÁS INFORMACIÓN: ¿Era inevitable la victoria de los talibanes?

Pero, ¿quiénes son los ?, y, ¿qué hay detrás del accionar de este movimiento insurgente?

Proveniente de la lengua pastún, la palabra “talibán” significa “estudiantes” y como movimiento fue fundado en las escuelas islámicas de Pakistán, a principios de la década de los 90, tras la retirada de las tropas de la Unión Soviética de la democrática República Islámica de Afganistán.

MÁS INFORMACIÓN: El perro rastreador de explosivos es el mejor amigo del hombre en Afganistán

Desde entonces, su nombre no solo estuvo vinculado a una campaña terrorista-militar y también introdujeron y apoyaron castigos acordes a su estricta interpretación de la ley islámica.

No solo ejecutaron públicamente a asesinos y adúlteros, también castigaban con la amputación a los culpables de robo, obligaban a los hombres a dejarse crecer la barba y las mujeres tenían que vestir un burka que les cubra todo, mientras que las niñas mayores de 10 años quedaron prohibidas de asistir a la escuela.

Como parte de sus prohibiciones también se impidió el uso de la televisión, la música, el cine y el maquillaje, y debido a que muchos afganos hacían algunas de estas cosas en secreto, recibían castigos extremos, por lo que en muchas ocasiones los talibanes fueron acusados de abusos y violaciones a los derechos humanos.

MÁS INFORMACIÓN: ¿Qué ocurrió con “la niña afgana” de la legendaria portada de National Geographic?

¿QUIÉN ES SU LÍDER?

El 25 de mayo del 2016, Mawlawi Hibatullah Akhundzada fue nombrado y reconocido como comandante supremo de los talibanes, después de que Mullah Akhtar Mansour –su anterior líder– muriera tras un ataque estadounidense.

Como comandante supremo, Mawlawi Hibatullah Akhundzada –de alrededor de 60 años– está a cargo de los asuntos políticos, militares y religiosos del movimiento, y en la década de los 80 participó en la resistencia islamista contra la campaña militar soviética en Afganistán.

También se dice que mantiene vínculos estrechos con la llamada Quetta Shura, los líderes talibanes afganos que dicen tener su base en la ciudad paquistaní de Quetta.

Así luce Hibatullah Akhundzada, actual líder máximo de los talibanes. (AFGHAN ISLAMIC PRESS).
Así luce Hibatullah Akhundzada, actual líder máximo de los talibanes. (AFGHAN ISLAMIC PRESS).

¿QUIÉN LOS FINANCIA?

Según los expertos, los talibanes –que de acuerdo con la estimaciones de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) cuentan con alrededor de 85.000 combatientes– son financiados por Arabia Saudí.

Pero, conocida la posición de Afganistán como el mayor exportador de opio del mundo, también se dice que esta es la principal fuente de financiación del grupo islamista.

Es más, César Gudes, jefe de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) en Kabul ha señalado en Reuters que “los talibanes han contado con el comercio de opio afgano como una de sus principales fuentes de ingresos”.

Pero también se sabe que los talibanes imponen un impuesto en cada fase de producción y comercio de esa droga, y tienen acceso a la producción y comercio ilegal de minerales, de bienes inmuebles y de benefactores regionales no identificados por lo que según un informe confidencial de la OTAN y difundido por Radio Free Europe/Radio Liberty, en el 2020 los talibanes obtuvieron US$1.600 millones, dinero que –a decir de los analistas militares– les permite autofinanciarse.

REALIDAD ACTUAL

Después de ser derrocados en el 2001, bastó un año para el movimiento insurgente volviera a reagruparse, sobre todo a partir del 2002, y después que hace algunas semanas atrás las tropas internacionales dirigida por Estados Unidos se retiraran de este país, los talibanes volvieron a la ofensiva.

En tiempo record tomaron muchas capitales provinciales y después de hacer lo mismo con Kabul, la balanza se inclinó a su favor al establecer “de facto” un nuevo Emirato Islámico de Afganistán, sobre todo después que el presidente afgano Ashraf Ghani, huyera del país y abandonara el palacio presidencial a los combatientes talibanes.

Así las cosas, actualmente los talibanes no son solo una alianza de tribus armadas de las montañas que en su día se enfrentaron a los soviéticos, hoy por hoy –según los expertos– son un nombre colectivo o paraguas bajo el que se reúne el terrorismo internacional.