Un niño durmiendo y agarrando su osito. | Imagen referencial: Freepik
Un niño durmiendo y agarrando su osito. | Imagen referencial: Freepik

Con la llegada del invierno proliferan los casos de y resfriados. Aumentan los casos de congestión nasal y hay que estar atentos a los síntomas, sobre todo si hay en casa. De seguro pensarás que la única manera de tratarlo es con medicamentos, pero también lo puedes conseguir de manera natural.

Uno de los más populares para descongestionar es el vapor. Para ello, deberás calentar agua con una infusión de eucalipto y tener cuidado de que tu hijo no se queme, por lo que debes estar atento a cualquier movimiento.

El procedimiento es muy sencillo: tiene que colocar la cabeza sobre el vapor de agua que asciende de la olla e inspirarlo. Si cuentas con una toalla o paño para cubrirte la cabeza, mucho mejor para que haga efecto el eucalipto.

Ahora bien, si el truco no te funcionó y quieres probar otro, aquí te dejamos uno con cebolla para eliminar la mucosidad en poco tiempo.

Cebolla, ideal para combatir la mucosidad

Con los niños hay que evitar el uso de medicamentos, puesto que con la medicina natural obtendrás grandes resultados. Este método consiste en cortar media cebolla y colocarla encima o debajo de la mesita de noche, junto a la cama.

Al estar cortada durante toda la noche, los pequeños respirarán sus diferentes componentes volátiles de este alimento, el cual resulta muy eficaz para diluir la mucosidad que se pega a la garganta.

Cabe mencionar que este remedio casero es muy recomendado para niños como para adultos. También puedes optar por colocar un diente de ajo cerca a su cama para un descanso mejor.

¿Este truco casero te pareció interesante y aprendiste un poco más sobre la limpieza y el cuidado de tu hogar sin invertir mucho dinero? Como este ‘hack’, hay . Te invitamos a conocerlos y ponerlos en práctica. Para ello, más trucos caseros en Mag, y listo. ¿Te animas?

Contenido sugerido

Contenido GEC

No te pierdas