Tras examinar la mano de Heather, lo médicos descubrieron que una bacteria carnívora había ingresado a la herida. (Foto: Pixabay/ Referencial)
Tras examinar la mano de Heather, lo médicos descubrieron que una bacteria carnívora había ingresado a la herida. (Foto: Pixabay/ Referencial)

Un inofensivo corte en la mano casi mata a una mujer en Hawái. Heather Harbottle se encontraba en medio de una mudanza cuando sintió una punzada en su mano izquierda, pero al ver que se trataba de un pequeño corte, decidió no tomarle importancia. Sin embargo, un día después el dolor se agravó y al dirigirse a un hospital le detectaron una bacteria carnívora que estaba devorando su extremidad. Su historia se hizo viral en .

Todo inició en diciembre del 2017 cuando Heather Harbottle, una madre de 49 años, se despertó con un dolor intenso en la mano. “Tenía el meñique hinchado y la hinchazón empezó a propagarse”, señaló la mujer al medio ‘Daily Mail’. Pensando que se trataba de una simple infección, la mujer se dirigió a un hospital ubicado a dos horas de su casa, pero grande fue sorpresa cuando le diagnosticaron fascitis necrotizante, una gangrena que se produce cuando una bacteria ingresa a la piel mediante una lesión.

Tras examinar la mano de Heather, lo médicos descubrieron que una bacteria carnívora estaba en la herida y mataba la piel, los músculos y los tejidos blandos. Esto había desarrollado una sepsis, que comprometía los riñones de la paciente y ponía en riesgo su vida. La herida se extendía rápidamente desde su mano, carcomiendo los tendones y viajando hasta la axila y el corazón.

Los médicos le suministraron toneladas de antibióticos, mientras extraían toda la carne podrida cada tres días. Sin embargo, basados en su delicado estado de salud, le advirtieron que quizá sería necesario amputarle la mano. Afortunadamente la mutilación no fue necesaria y Heather estaba lista para el injerto de piel, pero cuando estuvieron cerca de realizarlo, la herida comenzó a propagarse y tuvieron que trasladarla por aire a otro centro médico donde le operarían el antebrazo y dedo anular.

El injerto se realizo con éxito en enero de 2018, utilizando un trozo de piel que extrajeron de su propia ingle. Después del procedimiento, la mujer pudo regresar finalmente a casa con su hija de seis años, tras estar 65 días internada. Tras su retorno, la mujer mejoró progresivamente y en la actualidad, continúa asistiendo a terapias para recuperar la total movilidad de su mano izquierda.

Heather declaró estar agradecida con la vida por darle una segunda oportunidad. “Ahora puedo mirar atrás y decir que esto se acabó. Soy verdaderamente afortunada y bendecida por estar aquí”, declaró la mujer. Su historia se hizo viral en .

Heather estaba lista para el injerto de piel, pero cuando estuvieron cerca de realizarlo, la herida comenzó a propagarse. (Foto: Facebook)
Heather estaba lista para el injerto de piel, pero cuando estuvieron cerca de realizarlo, la herida comenzó a propagarse. (Foto: Facebook)

VIDEO RELACIONADO:

Joven le rinde un homenaje a Kobe Bryant con cubos rubik

TE PUEDE INTERESAR:



TAGS RELACIONADOS