Por temas de seguridad, la identidad del menor no fue revelada. (Foto: Pixabay)
Por temas de seguridad, la identidad del menor no fue revelada. (Foto: Pixabay)

En febrero de 2021, un adolescente de 14 años fue pillado usando su celular para vender drogas, pero en vez de ser arrestado por este ilegal negocio, las autoridades decidieron rastrear a sus “jefes” y dieron con las cabezas de una enrevesada organización criminal que se dedicaba al tráfico de estupefacientes y de personas, con cuya dejó asombrado a millones cuando se hizo en todo el mundo.

Las investigaciones dieron con el nombre de Wesley Hankin, un hombre de 20 años que sería el empleador del menor de edad y que, curiosamente, su paradero se encontraba a cientos de kilómetros del chico en la cárcel de Dorset, Inglaterra, , pero en las semanas siguiente, el muchacho recorrería todo el país siguiendo las órdenes de los narcotraficantes, siempre utilizando el TJ Line, un teléfono para contactar con los consumidores.

El adolescente se trasladó a Liverpool para recoger el teléfono, un Nokia 105 que no tenía acceso a aplicaciones, con un sistema operativo desfasado, pero, eso sí, mucha batería, la suficiente para mandar mensajes de texto; siendo este hecho inicial el principal motivo para continuar las investigaciones contra una banda de trata de niños.

Las cosas no salieron bien para el joven, pues 15 días después de iniciar sus andanzas es detenido por la policía del norte de Gales al ser descubierto con heroína y cocaína gracias a agentes encubiertos, quienes decidieron rastrear los movimientos del chico, sus contactos, etc., pero, inicialmente, se negó a colaborar, pero pronto revisaron los teléfonos que le fueron incautados y todo comenzó a tomar forma.

Siguiendo los rastros del menor

Los temores de los policías se confirmaron: el menor era controlado y explotado por adultos sin el menor signo de remordimiento; entonces, decidieron tratarlo como víctima para dar caza a quienes lo manipulaban: “posiblemente, corría más riesgos de los que él mismo creía. Así que, en mi opinión, era una víctima, no un agresor”, dijo Simon Williams, comisario de la policía de Gales del Norte.

“Una vez que tuvimos los primeros indicios del tipo de cosas que estábamos viendo en el teléfono y el nivel de explotación, se hizo evidente que estábamos tratando con un niño pequeño vulnerable”, insistió.

Pronto, Hankin se contactaría con él, descubriendo que estaba en una cárcel de Portland y se contactaba con el adolescente desde un número que le facilitaron en prisión.

El muchacho escaparía ese día, acabando en Wigan, refugiándose en las llamadas “casas trampa” donde se almacenan drogas.

Wesley Hankin. (Foto: Policía de Gales del Norte)
Wesley Hankin. (Foto: Policía de Gales del Norte)

El celular que descubrió a toda la banda

El pequeño había comprado el supuesto estilo de vida del gánster, pues muchos de los videos incautados en su celular lo muestran agitando un cuchillo o manipulando billetes. También se encontraron mensajes de texto de Vicky Bannister (34), miembro de la banda, enviándole mensajes de texto donde le reclamaba que no estuviera con los clientes.

Tras cumplir su periodo en Wigan, fue trasladado a Liverpool, luego a Bedford, para luego ir hacia Gales del Norte, terminando en Rhyl, pero desconocían que la policía seguía sus pasos muy de cerca; de hecho, un agente encubierto se hizo pasar por cliente.

En la reserva natural de Cob, el adolescente fue capturado nuevamente, pero esta vez portando drogas de clase A, pero la policía insiste en cómo tratarlo: “era más importante protegerle como víctima y perseguir a los que se beneficiaban de la delincuencia. Lo consideramos abuso de menores”.

Se acumularon las pruebas y cayeron siete miembros de la banda quienes admitieron su culpabilidad, inclusive, Wesley Hankin admitió su culpa, pero no fue acusado ¿la razón? Las pruebas no eran contundentes en relación que dirigía a un niño, de hecho, acusó al adolescente de trabajar con los “federales”.

Vicky Bannister. (Foto: Policía de Gales del Norte)
Vicky Bannister. (Foto: Policía de Gales del Norte)

¿Una nueva vida?

Pero, finalmente, fue condenado 10 años y 2 meses de prisión, pero también una orden de alejamiento de 15 años por “riesgo de esclavitud y trata”, por lo que el chico fue alejado del mundo del hampa y ahora debe prepararse para vivir una nueva vida.

“Necesitará protección continua. Yo me sentaría aquí y diría que ahora está completamente resuelto en cuanto a sus vulnerabilidades... Me gustaría pensar que, en el fondo, apoya as medidas que hemos tomado”, sentenció Williams a la BBC.

¿Cuál es la diferencia entre trata y tráfico de personas?

La gran diferencia entre “tráfico” y “trata” de personas radica en que el tráfico es un delito contra un Estado y una violación de las leyes migratorias de un determinado país al que se ingresa irregularmente, mientras que la trata atenta contra los derechos humanos de una persona.

¿Cuál es el país con más tráfico de personas?

La Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito () reporta que la trata de personas está presente en por lo menos 106 territorios nacionales en el mundo. En el año 2010, se estableció que India era el país con mayor número de víctimas de trata.


Síguenos en nuestras redes sociales:


No te pierdas