Conoce qué productos no debes combinar cuando haces limpieza. | Imagen referencial: Polina Tankilevitch / Pexels
Conoce qué productos no debes combinar cuando haces limpieza. | Imagen referencial: Polina Tankilevitch / Pexels

Cuando uno hace en el hogar siempre busca que el piso quede brillante y el ambiente a un aroma de flores. Para lograr esto, en muchas ocasiones, creemos que es una “buena idea” mezclar algunos productos sin saber el fin de cada uno y hasta la mala experiencia que nos podemos llevar, al punto de poner en riesgo nuestra .

MIRA TAMBIÉN | La verdadera razón por la que no debes beber cerveza en un recipiente congelado

Como se sabe, todos los productos de limpieza están diseñados para un fin muy concreto, ya para para quitar las manchas del piso o de las ventanas. Entonces, ¿por qué lo compramos? Seguramente, por alguna publicidad en YouTube o porque alguna amistad o familiar nos recomendó.

Combinarlos no solo generará que se pierda la verdadera función del desinfectante o limpiador, sino que pueden acabar en una intoxicación. Esto, en parte, por los efectos secundarios de los productos con letras pequeñas o en rojo que casi nunca leemos.

¿Qué podría ocasionar la mezcla de estos productos? Diarreas, problemas respiratorios, dolor abdominal, dolor de cabeza y, en el peor de los casos, la muerte producto de alguna intoxicación, de acuerdo a . Siempre se recomienda tener ventilado la casa cuando se realiza la limpieza.

Lejía

La lejía es uno de los productos más comunes en la limpieza del hogar. Pensamos que esto funciona en cualquier tipo de cosa y superficie, pero no es así. Solo se trata de un desinfectante y blanqueante muy potente. Su uso debe ser único.

Un error muy frecuente es combinar la lejía y el amoníaco. Si llegas a mezclarlo, esto producirá una sustancia que provoca un gas llamado cloramina, el cual es altamente tóxico y genera irritación y quemaduras. Tampoco se le ocurra juntar lejía con alcohol.

Vinagre

Quizás no resulte muy tóxico, pero al mezclarlo con agua oxigenada puede causar molestias e incluso dañar la piel, ojos y hasta verse comprometido el sistema respiratorio. Tampoco se le ocurra agregar bicarbonato de sodio al vinagre.

¿Se puede lejía con vinagre? Por supuesto que no. Si lo haces, los vapores tóxicos que se desprenden pueden ocasionar quemaduras en los ojos y pulmones. Queda descartado también esa mezcla.

Los desatascadores

De acuerdo a La Vanguardia, los desatascadores también tiene un solo propósito y al mezclar varios productos de diferentes marcas, entre algunos efectos, puede crear reacciones debido al gas cloro que, al inhalarlo, produce asfixia.

Lo recomendable es leer siempre la etiqueta del producto, puesto que allí dirá claramente para qué sirve cada producto de limpieza y los efectos secundarios. No haga experimentos y ¡cuide su salud!


Síguenos en nuestras redes sociales: