Persona limpiando a mano. (Imagen: Pexels)
Persona limpiando a mano. (Imagen: Pexels)

La es fundamental para mantener una casa sin polvo, ácaros y gérmenes. Incluso esta práctica ayuda a reducir considerablemente los niveles de estrés o ansiedad. A pesar de que hay , dejar la casa reluciente y ordenada siempre resulta complicado, porque existen algunos obstáculos dentro de la propiedad que lo hacen difícil.

Ante esta situación, lo ideal es incorporar sencillas rutinas o elaborar efectivas estrategias para convertir esta tarea doméstica en un plan entretenido. ¿Cómo hacerlo? A continuación, lo sabrás.

Cómo crear una efectiva rutina de limpieza

recomienda dividir las tareas de lunes a viernes para tener muy claro sobre las labores que debes hacer y así no entrar en desesperación al momento de la limpieza. De esta forma, los fines de semana solo tendrás que arreglar cosas pequeñas y dedicarás el resto del tiempo a tus actividades favoritas.

Partiendo de esta base, aconsejan realizar la mayoría de los trabajos de manera diaria. Por ejemplo, tender la cama, barrer el cuarto o mantener ordenado zonas como el baño y la cocina, ya que dichas estancias son utilizadas con bastante frecuencia. Asigna dos días de la semana para limpiar estos espacios.

También organiza las comidas de todos los días. Eso sí, antes necesitas hacer la lista de las compras. En cuanto a la lavadora, coloca una prenda blanca y otra de color cada semana. No dejes de lavar las sábanas y las toallas.

Qué es lo primero que se limpia en una casa

Si deseas lograr una casa brillante, “primero limpia el polvo y suciedad de los muebles y luego limpia el suelo. Si lo hacemos al revés, es decir, primero el suelo y luego el polvo, los residuos que no se hayan quedado en el trapo de limpieza, caerán al suelo y habrá que limpiarlo de nuevo”, detallan desde .


Síguenos en nuestras redes sociales: