Toallas de baño. (Foto: Pexels)
Toallas de baño. (Foto: Pexels)

Cuando uno compra para la casa, estas suelen lucir suaves, esponjosas, ligeras, pero la mayoría de veces presentan un problema bastante común: no secan bien. Esto ocurre porque los fabricantes tratan las con suavizantes que tienen aceites que repelen el agua. Dicho ello, hoy en Mag te contaremos cómo evitar este problema.

MÁS | Trucos para limpiar una alfombra de pelo largo y quede impecable

¿Cómo secar bien las toallas nuevas?

Hoy en Mag te contamos unos para sacarle el máximo provecho a las toallas. Veamos primero entonces cómo debemos hacer el primer lavado de una toalla nueva para deshacernos de este suavizante y que sequen a la perfección:

  • Es importante que el primer lavado sea solo de las toallas nuevas, sin mezclarlas con otro tipo de ropa, y no llegar al máximo de la capacidad de la lavadora. Y será mejor si solo llenamos hasta la mitad de carga de lavado.
  • Luego, seleccionamos un ciclo de enjuague con agua caliente y dejamos que la lavadora se llene completamente.
  • Añadimos una taza de vinagre al agua caliente que ayudará a eliminar los suavizantes de las toallas y además también ayuda a suavizar, pero evitando el efecto aceitoso.
  • El siguiente paso es realizar un ciclo completo de lavado y, una vez que ha finalizado y sin sacar las toallas de la lavadora, repetimos todo el proceso, pero esta vez, en vez de vinagre, añadimos al lavado media taza de bicarbonato de sodio.

Atención: no debemos mezclar el vinagre y el bicarbonato de sodio en el mismo ciclo de lavado porque la reacción química puede provocar un exceso de espuma y dañar la lavadora.

Toallas. (Foto: Pexels)
Toallas. (Foto: Pexels)

¿Cómo se lavan las toallas apropiadamente?

Ahora es el turno de ver cómo debemos proceder a lo largo de la vida de las toallas para que mantengan un nivel de absorción óptimo:

  • Debemos evitar el uso de suavizantes cuando lavemos las toallas porque contienen aceites que afectan la capacidad de secado de éstas. Si te gusta usar suavizante en la lavadora, debemos hacerlo en ciclos donde se laven solo toallas.
  • Es mejor usar solo la mitad de detergente ya que este, al igual que los suavizantes, puede dejar en las toallas aceites que repelen los líquidos y, por tanto, reducen la capacidad de secado.
  • Finalmente, es mejor no sobrecargar la lavadora cuando lavemos toallas para que el detergente se distribuya de forma uniforme. Si no, es posible que una toalla reciba mayor cantidad de detergente, algo que afectará los tejidos de la toalla y harán que sequen menos.

Trucos para dejar esponjosas las toallas

1. Vinagre y limón

  • Antes de meter las toallas a la lavadora, colócalas en un recipiente con agua fría hasta cubrirlas.
  • Añadir un poco de vinagre blanco y zumo de limón.
  • Dejar actuar por una media hora.
  • Enjuagar con abundante agua fría.
  • Escurrirlas bien antes de meterlas en la lavadora.

2. Vinagre y jabón

  • Al igual que el truco anterior, hay que poner las tollas en agua fría hasta cubrir. Añadir vinagre blanco y jabón líquido.
  • No abuses del suavizante y detergente
  • Para las toallas no es recomendable emplear lejía o suavizante. Desde aconsejan usar este último cada unos cinco lavados, en cantidades mínimas.
  • Además, abusar del detergente no le hace bien a los tejidos, ni se logra un mejor lavado de la ropa.

Cómo quitar el olor a humedad de las toallas

  • 1. No las juntes con la ropa sucia: Este es un error que seguro cometes sin saberlo. Cuando tengas que lavar las toallas, hazlo de inmediato. La razón es porque al echarlas al cesto de la ropa sucia y dejarlas varios días mojadas esperando su lavado, seguro empeorará el problema. De hecho, aunque parezca que las toallas están secas, los tejidos sucios ya contienen gérmenes y bacterias que acrecientan este inconveniente.
  • 2. Usa la cantidad correcta de detergente: Otro consejo es utilizar una cantidad moderada de detergente. Es cierto que estos productos facilitan la limpieza, no obstante, en exceso acabarán deteriorando los tejidos. Esto es así porque cuando quedan residuos de jabón en las toallas, aumentará la susceptibilidad a la hora de adquirir mal olor tras su utilización. El exceso de detergente es la razón de que la toalla pierda su capacidad absorbente.

Cómo quitar la pelusa de las toallas nuevas

Hoy en Mag te contamos unos para quitar la pelusa de las toallas nuevas, para que las tengas como nuevas durante mucho tiempo y disfrutes siempre de esa sensación tan placentera:

  • Lavar las toallas: lo primero que debemos hacer para quitar la pelusa de las toallas nuevas es realizar un lavado antes de empezar a usarlas. No debes mezclarlas con otras prendas ya que se podría quedar pegada la pelusa en estas. Bastará con un lavado normal a temperatura templada. Se intenta de que suelten la mayor parte de pelusa al centrifugar en la lavadora.
  • Colócalas en remojo: el primer lavado no siempre basta para quitar las pelusas de las toallas nuevas. Para eliminarlas por completo se puede introducir las toallas en un recipiente suficientemente grande para cubrirlas con agua tibia. Otra posibilidad es usar la bañera para realizar el truco. Lo importante es que queden sumergidas en el agua para quitar las pelusas.
  • Echar un poco de vinagre y sal: luego verteremos un chorro de vinagre y sal que disolveremos en el agua uniformemente. El vinagre reducirá la pelusa y la sal de quitarlas de las toallas. Lo mejor es remover las toallas en la mezcla de agua con una cuchara de cocina.
  • Dejar reposar la mezcla unas horas: con las toallas en remojo con el vinagre y la sal para quitar las pelusas de las toallas nuevas, debemos esperar entre 2 y 4 horas para que el resultado sea el mejor. Transcurrido este tiempo lavaremos nuevamente. Esta vez bastará con utilizar un programa corto con agua fría o tibia para que queden lo más limpias posibles.

¿Cada cuánto tiempo se deben cambiar las toallas?

Un buen indicador para saber que ya es tiempo de cambiar de toalla, es el olor. De acuerdo al portal , lo recomendable es “renovar el paño cada 3 o 4 días, ya sea el uso para el cuerpo, manos y cabello”. “Esto significa que hay que lavarlo dos veces por semana”, añade el mencionado sitio web.


Síguenos en nuestras redes sociales:


TAGS RELACIONADOS