Alfombra de pelo largo. (Foto: Pexels)
Alfombra de pelo largo. (Foto: Pexels)

Una alfombra no es solo un elemento decorativo, sino que aísla los sonidos, protege del frío y nos permite caminar descalzos. Sin embargo, para muchos es una auténtica pesadilla limpiar una alfombra de pelo largo. Por eso, te mostramos unos para lavar una alfombra de pelo largo. Así que toma nota.

Limpiador alfombras de pelo largo en seco

La mejor forma de mantener como nueva tu alfombra es realizando un correcto mantenimiento en seco. El limpiador alfombras más efectivo cuando son de pelo largo y quieres hacerlo en seco es el bicarbonato de sodio, y para hacerlo debidamente lo mejor es que sigas estos consejos:

  1. Primero, retira el polvo. Para ello, te recomendamos que utilices un cepillo de barrer limpio en vez de una aspiradora, pues este electrodoméstico podría acabar dañando el tejido.
  2. Luego, espolvorea un poco de bicarbonato sobre la superficie de la alfombra y deja que actúe unas horas. Este paso puedes hacerlo con la alfombra en posición horizontal, pero su eficacia sería mucho mayor si la colocas de forma vertical, así la suciedad caerá poco a poco al suelo.
  3. Pasadas unas horas, con la ayuda de un cepillo suave retira los restos de bicarbonato. Así eliminarás los ácaros, los malos olores y otros tipos de suciedad. Finalmente, cuelga la alfombra al aire libre durante un día entero y sacúdela antes de colocarla de nuevo.
Alfombra de pelo largo. (Foto: Pexels)
Alfombra de pelo largo. (Foto: Pexels)

Cómo lavar una alfombra de pelo largo con agua

Si tu problema es que tu alfombra de pelo largo ha sufrido un accidente y se ha manchado, lo mejor es que procedas a lavarla. Esta opción es más pesado que la anterior, pero la situación lo requiere:

  1. Lo primero que debes hacer es retirar los restos de polvo y suciedad más evidentes. Después, sacude la alfombra y cuélgala al aire libre para que se ventile.
  2. Déjala así una hora, y pasado este tiempo tienes que humedecerla con agua. Puedes mojar toda la alfombra o solo la zona manchada, pero no la sumerjas en agua. Solo humedécela muy bien con un cepillo o esponja.
  3. Una vez mojado el pelo de la alfombra, vierte sobre ella un poco de amoniaco y un chorrito de jabón suave. Frota después con un cepillo de cerdas suaves hasta que salga espuma.
  4. Cuando esté limpia, enjuaga el jabón así como los restos de suciedad con agua limpia siguiendo el mismo procedimiento que antes, es decir, con una esponja o una cepillo de cerdas suaves. Cuelga la alfombra al aire libre y pasa un cepillo de cerdas suaves seco y limpio cada cierto tiempo por la alfombra para facilitar su secado y para que quede perfecta.

Este proceso puede ser largo y tomar varios días, por lo que podría resultar engorroso teniendo en cuenta el tamaño de tu alfombra. Lo mejor será que acotes la limpieza a las zonas con manchas.


Síguenos en nuestras redes sociales:


TAGS RELACIONADOS