Ropa blanca. (Foto: Pexels)
Ropa blanca. (Foto: Pexels)

Es momento de dejar tu ropa como nueva. Muchas personas se hacen la misma pregunta cuando, pasado un tiempo, se percatan de que a sus prendas favoritas les han aparecido manchas amarillentas. Aparecen por varias razones, aunque la humedad o no haber estado bien protegidas en el closet, son los principales motivos. Para eliminarlas de la ropa contamos con varios que hoy te revelamos en Mag.

La ropa blanca es una prenda imprescindible en nuestro closet. Por eso, te enseñamos los mejores trucos y productos para eliminar estas manchas. Y, sobre todo, dejando las prendas como nuevas.

¿Qué necesitas?

Una limpieza a fondo de estas características no siempre requiere de unos productos difíciles de conseguir. Todos son artículos que tenemos en casa y, solo con los que te mostramos a continuación, seremos capaces de quitar fácilmente las manchas amarillas de nuestra ropa blanca.

  • Agua caliente y fría
  • Balde de 2,5 litros
  • Cepillo para ropa
  • Jabón (750 gramos)
  • Vinagre blanco
  • Bicarbonato de sodio (800 gramos)
  • Jugo de medio limón
Las manchas amarillentas en las ropa blanca aparecen por diversas razones. (Foto: Pexels)
Las manchas amarillentas en las ropa blanca aparecen por diversas razones. (Foto: Pexels)

¿Cómo lavar las prendas blancas amarillentas?

Primero hay que detenernos en algunas manchas concretas de nuestras prendas, como la zona de las axilas o aquellas áreas que tengamos muy localizadas como el cuello. Una vez hemos acabado con las manchas más difíciles, pasaremos a un segundo paso que pasamos a explicar a continuación:

  1. Llena con un poco de agua caliente el balde. Luego echa el jabón natural que tengamos a mano. Después, dejamos que se deshaga el jabón.
  2. Añadimos el bicarbonato y removemos hasta que haga bien de espuma.
  3. A continuación, echamos el jugo medio zumo de limón, provocando una pequeña reacción en la mezcla que ya tiene el agua.
  4. Sumergimos la prenda de vestir, al menos, durante una hora.
  5. Tiramos el agua sucia y volvemos rellenar el balde con agua fría. Añadimos un buen chorro de vinagre blanco y lo dejamos reposar otra hora más.
  6. Escurrimos bien y la introducimos en la lavadora con el resto de la ropa blanca.

Si todo lo anterior ha fallado, es momento de hacernos con un potente quitamanchas: con el objetivo de recuperar el blanco natural de una forma menos costosa.


Síguenos en nuestras redes sociales: