Una persona preparando un guiso para muchas personas. | Imagen referencial: Unsplash
Una persona preparando un guiso para muchas personas. | Imagen referencial: Unsplash

Una de las cosas buenas que trajo la pandemia por coronavirus fue descubrir nuevas habilidades, sobre todo, explorar el aspecto culinario. Muchas personas se volvieron expertas en la preparando diferentes recetas y así evitar consumir en la calle. Pero ¿qué ocurre cuando se te quema el guiso? probablemente lo tiras al fregadero y pides por delivery. Esto ya no será necesario gracias a estos sencillos que mencionaremos a continuación.

MIRA TAMBIÉN | Todos los beneficios que tendrás al tomar yogurt todos los días

Antes de ahondar en el tema, es necesario dejar en claro algunos puntos. Unos de los guisos que más se suelen pegar en el fondo de la olla son aquellos que necesitan cocciones largas y, sobre todo, los que llevan tomate entre sus ingredientes.

Tras tener claro dicho punto, un aspecto importante a tomar en cuenta y que podría llamarse “regla de oro” es evitar remover el guiso. ¿La razón? se mezclará la parte quemada con la que se puede salvar y, por ende, se echará a perder toda la comida.

¿Qué se debe hacer para solucionar el problema? Aquí te lo contamos con sencillos trucos.

Trucos para salvar el guiso quemado

Cambiar de recipiente

¿El guiso se te quemó? El primer paso es sacar la olla del fuego lo antes posible. Respira profundo y coloca el guiso en una cazuela de igual tamaño, todo ello sin rascar el fondo de la olla quemada.

¡No remover!

Como se precisó anteriormente, un error muy común es intentar remover el guiso. Lo único que conseguirás es estropear toda la comida al mezclar la parte quemada con la que se salvó.

Poner en remojo

Como se sabe, la parte quemada permanece agarrada al fondo de la olla y esto hace un poco tedioso la limpieza del mismo. ¿Qué hacer al respecto? Pon la cazuela en remojo con agua templada, jabón y un poco de desengrasante. De esta forma será más fácil despegar la comida pegada sin necesidad de rascar mucho o ejercer fuerza.

Corregir el sabor

Por lo general, la mayoría de los guisos se les puede arreglar el sabor de una manera muy práctica. ¿De qué forma? añadiendo un poco más de agua o de caldo, un chorrito de aceite de oliva o agregando unos pedazos de cebolla.

También puede meter unas patatas peladas y troceadas de manera gruesa. ¿La razón? Las papas absorben parte de los jugos, que conservan el sabor y el olor a quemado, así lo precisa el portal .


Síguenos en nuestras redes sociales: