Tras ser despedida, Jordan Hazrati utilizó sus ahorros para perseguir su sueño de convertirse en piloto de avión. (Foto: @jordanmilanoh / Instagram)
Tras ser despedida, Jordan Hazrati utilizó sus ahorros para perseguir su sueño de convertirse en piloto de avión. (Foto: @jordanmilanoh / Instagram)

La aviación comercial fue uno de los rubros más castigados en esta . Fueron miles de trabajadores en todo el mundo que perdieron su trabajo; sin embargo, Jordan Milano Hazrati nunca pensó que gracias a ello pudo alcanzar su máximo sueño: ser piloto. Hay quienes dentro de tanta incertidumbre, vieron una oportunidad para progresar pese al complicado panorama y este es su inspirador .

La historia de Jordan Milano Hazrati comienza después de haber sido contratada como auxiliar de vuelo para la aerolínea Jet2 y se mudó de Manchester a Londres para comenzar el que sería el trabajo de sus sueños. Solo ocho meses después, el llegó y se convirtió en una de las tantas personas que perdió su empleo por la crisis.

MÁS HISTORIAS | Un asistente de vuelo revela por qué nunca debes usar shorts al viajar en avión

No obstante, en vez de reunir todos los ahorros que podía, decidió invertir sus ingresos en prepararse para estar al mando de un avión. “Probablemente no fue hasta que me despidieron cuando me di cuenta de que estaba segura. Llegó el momento en que pensé: no solo quiero hacerlo, sino que es el momento perfecto”, dijo la joven en conversación con la .

Desde que comenzó su formación en marzo de 2021, ha gastado unos 19 mil dólares. Obtener la licencia le tomará hasta tres años y podría llegar a costar cerca de 82 mil dólares. Pese a ello, Jordan no se arrepiente de su decisión.

MÁS HISTORIAS: “Este trabajo fue mi escape”: La emotiva despedida de una azafata en medio de los recortes de personal por la pandemia

“La mejor sensación del mundo”

Tras dejar de trabajar como aeromoza, Milano ha sido entrenadora personal, mesera, telefonista de la línea nacional de vacunación del Reino Unido y elfa navideña. Ahora, trabaja como especialista en factores humanos en otra aerolínea. Mientras tanto, no deja de estudiar para ser piloto, ya sea que esté en la tierra o haciendo sus vuelos de práctica.

Cuando le preguntan qué es lo que se siente volar, ella responde: “La mejor sensación del mundo”. “Me hace arder el alma. Volar es la sensación más increíble, irreal y única, y solo una pequeña proporción de personas llegará a sentirla... Me siento muy agradecida”, agrega.

Ella comparte su alegría y parte de su día a día mediante su cuenta de .

TE PUEDE INTERESAR