Los cachorros son los que suelen incumplir más la regla de que no se orina dentro de casa. (Foto: Torsten Dettlaff / Pexels)
Los cachorros son los que suelen incumplir más la regla de que no se orina dentro de casa. (Foto: Torsten Dettlaff / Pexels)

La llegada de un cachorro siempre trae alegría a la casa y se convierte en un gran amigo de los más pequeños; sin embargo, muchas veces las cosas se complican cuando el empieza a orinar en los cuartos o sobre la alfombra. En estos casos la educación es vital y enseñarle que el lugar idóneo para hacerlo es la calle. Es aquí donde los te ayudarán con esta labor, en caso no hayas tenido éxito con el adiestramiento.

Las orinan para marcar su territorio y en muchas ocasiones solo se tratan de gotas para dar a entender que esa es su zona, sobre todo si en la casa hay otros animales.

¿Por qué orinan dentro de casa?

Lo primero que hay que tener en cuenta es que un perro cachorro necesita que lo saques más veces al día a la calle que un perro adulto, pues tiene la vejiga más pequeña y, normalmente, querrá hacer sus necesidades luego de 15 minutos de haber comido o bebido. En sus primeras semanas hay que enseñarle a hacer dentro de casa hasta que tenga todas sus vacunas y pueda salir.

Otras razones son no salir a pasear lo suficiente, tener horarios inestables de salida, captar la atención de su dueño, ansiedad, señal de aburrimiento o por problemas de próstata, ¿qué hacer para que no siga ensuciando?

  • Establece horarios estables para sus paseos y para que aprenda a hacer pis solo cuando vaya a la calle. Debes sacarlo al menos 3 veces al día durante 15 minutos.
  • Juega con él dentro de casa y dedícale tiempo para que así no quiera llamar tu atención orinando donde no debe.
  • Cuando vayas a la calle deja que olisquee y sienta el olor que dejaron otros animales para que sepa que es ahí donde debe orinar.

Repelentes caseros para que no orine donde no debe

Vinagre

Una gran manera de evitar que tu perro siga orinando todo dentro de tu casa o cuando se queda solo, es quitarle esa manía con una mezcla preparada con vinagre que neutralizará el olor de la orina y, al no encontrar su olor, no se acercará a ese lugar pues el aroma le resulta desagradable. Échalo donde suele dejar sus gotitas.

Limón

Este olor tampoco es agradable para un perro y puedes mezclar el zumo de un limón con dos tazas de agua. Llena una botella con un pulverizador y echa en el lugar donde acostumbra a orinar.

También puedes impregnar un trozo de tela o periódico con este líquido y llevarlo a la calle o el lugar dentro de la casa que está habilitado para que haga sus necesidades. Ponlo cerca a su hocico para que entienda que es ahí donde puede marcar su territorio.

Si bien estos trucos caseros ayudarán a enseñarle a tu mascota, en algunas ocasiones fallará y no podrás evitar que orine en casa. Los especialistas recomiendan educarlos sin violencia, pero sí manteniendo la firmeza y autoridad. Solo bastará un “No” fuerte para que sepa que está mal.


¿Cada cuánto llevar a tu perro al veterinario?

Las visitas al veterinario deben ser cada 6 meses para realizar un chequeo regular y al menos una vez al año para una profilaxis dental. Los especialistas de Purina, marca de alimento para mascotas de Nestlé, destacan que también es importante establecer un cronograma de baño (cada 20 días o según recomendación veterinaria), un programa de desparasitación y de vacunación, y cumplirlo. Incluso, podemos pedirle a nuestra veterinaria que nos notifique unos días antes para poder programar estas tareas.

¿Cómo programar las visitas según su edad?

Si el perro goza de buena salud se pueden programar visitas con cierta periodicidad en función a su edad.

Cachorros hasta su primer año: Es conveniente acudir con frecuencia, por lo menos una vez al mes para ponerle las vacunas y realizar la desparasitación.

Perros adultos hasta los 10 años: Una vez al año es lo más conveniente para que pase los controles rutinarios como revisión de la boca, ojos, oídos, piel, uñas, pelaje, pulmones, corazón, tensión arterial, sangre, heces, orina, etc.

Perros mayores de 10 años: Cuando la mascota empieza a envejecer, hay que preocuparse más por su salud y las visitas deben ser más frecuentes. Dos veces al año es lo mejor para estar alertas a la presencia de una posible enfermedad.

Por qué mi perro estornuda

Resfriado

Los perros también pasan por este cuadro como los humanos y la irritación de las vías respiratorias superiores hacen que presenten tos o secreciones mucosas. Esta condición se le pasará en pocos días y de no ser así, es mejor llevarlo al veterinario.

Alergia

Si tu perro estornuda cuando come o está cerca del polen, polvo, flores, moho, hierba, humo del tabaco o productos de limpieza del hogar, puede ser alérgico a ellos y al estornudar busca eliminar las sustancias que han entrado por su nariz.

Enfermedades respiratorias

Un virus puede ser el causante de que tu perro tenga constantes estornudos. Para saber que está sufriendo este proceso hay que prestar atención a otros síntomas como ojos o glándulas linfáticas hinchados, tos, moco, dificultades para respirar o cansancio.

Esto es el indicador de que tu  puede estar padeciendo de asma, bronquitis, neumonía, faringitis, moquillo, entre otros males, por lo que si estornuda mucho y se ahoga, debe recibir tratamiento cuanto antes.

Ácaros en la nariz

Los ácaros no solo afectan a las personas, sino también a los perros pues pueden alojarse en su nariz y causarles mucha picazón, lo que conlleva a los estornudos.

Estos pueden ingresar mientras excava en la tierra con su cara o si se acerca mucho a otro perros que está invadido por ellos.

VIDEO RECOMENDADO

¿Por qué los perros son tan fieles?

¿Por qué los perros son tan fieles?
¿Por qué los perros son tan fieles?

MÁS SOBRE PERROS

TAGS RELACIONADOS