Ante el distanciamiento social por esta crisis mundial, las nuevas madres también pueden atravesar depresión o pérdida de interés en el recién nacido. (Foto: Pexels)
Ante el distanciamiento social por esta crisis mundial, las nuevas madres también pueden atravesar depresión o pérdida de interés en el recién nacido. (Foto: Pexels)

En medio del confinamiento en diversos países a causa del hay quienes están viviendo una etapa inolvidable y que pronto se convertirán en madres o acaban de serlo. Ellas, además de pensar en prevenir, también tienen en mente lo mejor para sus bebés y ellas mismas, alejando la enfermedad y evitando el estrés que puede afectar su salud mental y emocional.

MIRA: ¿Por qué no es buena idea quedarse en pijama todo el día?

“Las mujeres embarazadas viven momentos de ilusión por la llegada del bebé y a la vez miedo por contagiarse. La inquietud está siempre presente, pudiendo generar ansiedad e incertidumbre y llevando a revisiones médicas como análisis periódicos, muchas veces en línea, buscando tener todo controlado (…) las nuevas madres también pueden atravesar tipos de depresión que pueden evidenciarse por cuadros de insomnio, irritabilidad, disminución del apetito o pérdida de interés en el recién nacido”, afirmó la psicóloga Romy Díaz Fernández, Directora de la Carrera de Psicología de la Universidad Privada del Norte (UPN).

MIRA: ¿Se te cae el cabello durante la cuarentena? Esta es la razón

Para que las futuras madres tengan un estilo de vida saludable y sin estrés, pueden tomar en cuenta estas recomendaciones:

  • Cuidado personal y actividad física: Se debe considerar todas las condiciones de autocuidado, el arreglo personal, higiene periódica de manos, así como mascarillas o protección para salida o controles y el realizar actividad física para beneficiar el estado de ánimo, generando hormonas de la felicidad y fortalecer el sistema inmune, mejorando la salud de las mujeres embarazadas.
  • Gestionar el estrés: Se recomienda practicar técnicas de relajación o meditación, actividades como la lectura, el canto o escuchar música, todas las acciones que causen placer. Además, compartir emociones con el entorno familiar ayuda al mejor manejo de las tensiones, lo puede hacer mediante mensajes, fotos, video llamadas, envío de imágenes, pensamientos, videos divertidos, entre otras acciones en línea, que permite estar cerca de los seres queridos y potenciar el vínculo emocional.
  • Cómo prepararse para la llegada del bebé: Se sugiere tener un plan organizado para el control y el día programado, debe mantenerse en contacto con su especialista. Mantener todos los cuidados de protección e higiene. Posterior al parto, no se recomiendan visitas, para fomentar un espacio de tranquilidad para conectarse con el bebé y nivelar las emociones durante esta nueva faceta.
  • Prestar atención a síntomas de estrés postparto: Estar alerta a señales de tristeza o rechazo durante el periodo postparto, que deben ser evaluados por especialistas.

¿Cómo cuidar la relación con el bebé?

El estrés del aislamiento social y del COVID-19, puede ocasionar que las madres pierdan el interés en su recién nacido. Lo mejor es crear un ambiente de paz para afrontar mejor las situaciones y generar un buen estado de ánimo. Además, fortalecer el vínculo madre-hijo.

Una manera de lograr es a través de los masajes. La caricia, una manera afectuosa de transmitir el amor fortaleciendo el vínculo, puede realizarse mediante el Shantala, método tradicional de origen hindú, considerado como una terapia que trae bienestar tanto para quien recibe el masaje como para quien lo hace, favoreciendo un intercambio profundo de energía y cariño.

Fiorella Solari, Gerente de Marketing de Producto de Natura, te da algunos consejos sobre cómo aplicar esta técnica en la rutina con tu bebé:

  • Prepara bien el entorno: el ambiente debe ser cálido y tanto el bebé como tú deben estar cómodos. Puedes conversar con él o, para ayudar al relajamiento, poner música para escuchar. La secuencia entera del masaje se puede realizar en diez minutos.
  • Para el rostro: con los pulgares en el centro de la frente, aléjalos, hacia los lados, acompañando la línea de las cejas. Regresa al punto inicial y reinicia el movimiento, avanzando siempre más, hasta contornar los ojos.
  • Relaja su pecho: coloca las manos lado a lado en el centro del pecho del bebé. Desliza las manos hacia los lados, pasando por los hombros, brazos y manos.
  • Brazos y manos: una de las manos sujeta el hombro del bebé como un brazalete y la otra sujeta el pulso. Desliza la mano desde el hombro hacia el pulso. Cuando las manos se encuentren, cambian de posición: la mano que estaba sujetando el pulso ahora sujeta el hombro, recomenzando el movimiento. Este mismo movimiento se puede repetir en brazos y pies.
  • Trabajando la espalda: una mano descendiendo hasta los glúteos. Sostén los glúteos del bebé con una de las manos. La otra mano parte desde la nuca y se desliza en dirección a los glúteos. Recomienza el movimiento siempre desde la nuca.

“Además de todos los beneficios comprobados que tienen estos consejos, creemos que este contacto con los bebés es capaz de transmitir la sensación y la seguridad de que son amados, fortaleciendo el vínculo emocional y afectivo”, asegura Solari que destaca la línea de Mamá y Bebé de Natura que tiene aceite para masajes o la crema hidratante.

VIDEO RECOMENDADO

Mascarillas para cuidar la piel en cuarentena

Mascarillas caseras para limpiar, exfoliar e hidratar tu rostro


TE PUEDE INTERESAR



MÁS VIDEOS

¿Cómo manejar el estrés y la ansiedad durante el aislamiento social?

Coronavirus: ¿cómo manejar el estrés y la ansiedad durante el aislamiento social? (27/03/20)