Un niño tapándose los ojos. | Imagen referencial: Unsplash
Un niño tapándose los ojos. | Imagen referencial: Unsplash

Por lo general, la conjuntivitis en niños tiende a desaparecer por sí sola sin la necesidad de someterse a algún tratamiento. Sin embargo, si la molestia persiste es preferible acudir con un especialista o seguir ciertas indicaciones, sobre todo, para evitar que el menor se rasque el ojo. En ese sentido, en Mag te traemos un par de para tratar la conjuntivitis en los más pequeños de la casa.

MIRA TAMBIÉN | Cómo lavar la ropa de un recién nacido antes de usarla

Antes de ahondar en el tema, es conveniente saber la causa de la conjuntivitis. Si se trata de un proceso alérgico, lo ideal es utilizar colirios antiinflamatorios y cortisonas. Si sospecha que el motivo de la inflamación puede deberse a una infección bacteriana, entonces te debes echar gotas antibióticas por una semana. Eso sí, en ambos casos solo aplica con prescripción médica.

Sin embargo, si lo deseas tratar de forma natural también hay algunos remedios caseros eficaces, como por ejemplo el uso de manzanilla. Conoce más detalles en las siguientes líneas.

Remedios caseros para tratar la conjuntivitis en niños

Una vez el pediatra haya indicado el tratamiento que deberá seguir el menor, se recomienda limpiar los ojos con un algodón y agua hervida, suero fisiológico estéril o manzanilla, según precisa el portal .

Asimismo, puede emplear compresas de agua tibia o fría con el objetivo de evitar las molestias que producen el picor, ardor y, principalmente, la inflamación.

Cómo limpiar los ojos de tus hijos

  • Toma una gasa esterilizada e imprégnala con infusión de manzanilla, suero salino o agua hervida tibia. Eso sí, utiliza una gasa para cada ojo.
  • Posteriormente, comienza a limpiar con mucha delicada cada ojo de adentro hacia afuera con ligeros masajes para eliminar las secreciones.
  • Una vez que hayas limpiado cada ojo, aplica un par de gotas de colirio o la pomada antibiótica recetada.
  • Tras corroborar que los ojos estén limpios y esterilizados, habla con tu hijo o hija para que no se rasque por un cierto tiempo.
  • Finalmente, lávate las manos antes y después de limpiar los ojos de tu hijo, de acuerdo a la información que maneja .

El contenido proporcionado no pretende sustituir la consulta médica con un profesional. Si no está seguro de su condición médica o la de un miembro de su familia, consulte a un médico. De igual manera si presenta alguna reacción alérgica.


Síguenos en nuestras redes sociales: