Una naranja partida a la mitad. (Foto: Pexels)
Una naranja partida a la mitad. (Foto: Pexels)

Curioso detalle. La naranja es una de las frutas más versátiles que podemos comprar para nuestro hogar. Pero a veces el problema es que tenemos que consumirlas rápido para que no pierdan su frescura. Por lo que lo mejor es conocer unos que puedes seguir para que se mantengan frescas por más tiempo. Así que toma nota.

Una de las cosas más importantes para mantener su frescor por más días es conservarlas en un lugar fresco y seco de la casa y que además no les de demasiada luz solar. Asimismo, existen otros sencillos hacks para lograr mantener nuestras cítricos en buenas condiciones durante el mayor tiempo posible.

Hoy en Mag te vamos a contar cómo puedes hacer que tus naranjas estén frescas en cualquier momento. Y que no tengas problemas a la hora de comprarla y no tener que comerlas de inmediato.

Varias naranjas cortadas en rodajas. (Foto: Pexels)
Varias naranjas cortadas en rodajas. (Foto: Pexels)

Cómo conseguir que las naranjas duren más

Lo mejor a la hora de conservar las naranjas frescas es no guardarlas en un lugar húmedo de la casa que le aporte sustancias perjudiciales a la fruta si las mantenemos ahí durante varios días. Además, también debemos seguir algunos de los consejos que vamos a enseñarte a continuación.

  1. Conserva las naranjas en un frutero de fibras naturales. Para que no comiencen a crecer hongos en las naranjas lo mejor es mantenerlas en un frutero que esté elaborado con fibras como las de mimbre o rafia. También podemos conservarlas en un frutero de cristal. Eso sí, evita juntarlas con otras frutas que siguen madurando como las manzanas o los plátanos.
  2. Conserva las naranjas a temperatura ambiente. Las naranjas no necesitan de una gran cantidad de agua para sobrevivir. Por lo que lo ideal es que las guardemos a temperatura ambiente en lugar de colocarlas en la nevera. Así lograremos que duren frescas más días y lograremos que no estén expuestas a temperaturas muy radicales y se estropeen.
  3. No laves las naranjas con agua. En la medida de lo posible evita lavarlas con agua tras comprarlas. A pesar de que la intención de retirar toda la suciedad del exterior sea bueno, no debemos hacerlo. Y es que vamos a estar acelerando el proceso de deterioro de este cítrico.
  4. Límpialas con un trapo seco. Lo mejor tras adquirirlas en el mercado es limpiarlas con un paño seco hasta el momento en que vayamos a consumirlas en el que ya podemos lavarlas sin ningún problema si, posteriormente, procedemos a consumirlas de inmediato.

Síguenos en nuestras redes sociales: