Una persona sosteniendo una saco de botellas. | Imagen referencial: Freepik
Una persona sosteniendo una saco de botellas. | Imagen referencial: Freepik

Todos conocemos el papel film transparente y lo excelente que es para conservar la comida. Asimismo, nos facilita la vida en distintas actividades culinarias y, aunque no lo creas, también fuera de la . Si pensabas que solo fue creado para envolver los que se vayan a guardar en la nevera, estás muy equivocado y aquí te lo demostramos.

Como todos sabemos, el principal uso del papel film es para conservar la comida, aunque también puede emplearse para evitar la maduración rápida de algunas frutas como el plátano.

Sin embargo, el papel film es mucho más que eso y puede representar una solución rápida ante algún imprevisto de último momento o para facilitarnos tareas domésticas.

Tres usos del papel film fuera de la cocina

En ese sentido, aquí te presentamos tres sorprendentes usos fuera de la cocina que te sorprenderán.

Tapar las tapas de pintura

Muchas veces la lata de pintura queda mal cerrada y esto puede significar un dolor de cabeza en el futuro. Esto ya no será un problema gracias al papel film.

Solo debes cubrir los recipientes de pintura con un poco de trozo del papel transparente, de esa forma evitarás que el contenido se seque y esté libre de suciedad.

Rayones en el piso

Si acabas de encerar tus pisos, en lo último que pensarás es en usar un calzado que pueda malograr todo tu trabajo. Sin embargo, en ocasiones nos vemos en la necesidad de usar tacones porque tenemos un evento en la noche.

Esto podría terminar rayando el piso, por ende, todo tu esfuerzo ‘al tacho de basura’. Pero ahora podrás pisar firme sin ningún tipo de temor envolviendo la punta del taco con un pequeño trozo de papel film.

Corrientes de aire

Con la llegada del invierno, es inevitable no sacar la calefacción y cerrar las ventanas. Sin embargo, de igual manera las corrientes de aire nos obliga a meternos dentro de la cama y usar prendas gruesas.

Ahora bien, qué piensas si te decimos que el papel film es la gran solución temporal, sobre todo si no cuentas con aislante en las ventanas. Corta un trozo largo de film, luego enróllalo a lo largo para que quede como una cuerda y finalmente colócalo sobre las aberturas que necesitas aislar.