El secreto del arroz con leche es conseguir que quede cremoso. (Cuponeando | Flickr)
El secreto del arroz con leche es conseguir que quede cremoso. (Cuponeando | Flickr)

Es uno de esos ricos que nos trasladan a nuestra infancia. Aunque parece sencillo de , requiere de grandes dosis de paciencia, saber escoger los productos adecuados y conocer unos cuantos . ¿Cuál es la clave para conseguir una buena textura? ¿Cuánto rato ha de estar en el fuego? Estos son los 5 errores que cometes cuando haces .

MIRA: Cómo hacer arroz blanco

5. No tener en cuenta el calor residual

Conviene dejar enfriar el arroz con leche una vez terminado porque queda más compacto y cremoso, aunque no pasa nada si en casa son impacientes y se tiran encima del delicioso plato nada más salir del fuego. Una cosa si hay que tener en cuenta, y es que el arroz seguirá cocinándose una vez terminada la cocción por efecto del calor residual que acumula.

MIRA: Los 3 trucos para descongelar el pollo correctamente

4. Olvidarse de remover durante la cocción

El arroz con leche necesita dedicación, y no estar a su lado, removiendo la preparación mientras se va haciendo cada 4 o 5 minutos tal vez sea el peor de los errores porque se nos pegará, y no conseguiremos la textura ideal, cremosa y suave. ¿Cómo sabemos que ya está a punto? Hay que probarlo, comprobar cómo está el grano, que se haya conseguido una textura suave, que se deshaga en la boca.

Mira también:

3. No controlar la manera de elaboración básica

La elaboración requiere, de entrada, utilizar dos ollas para dos preparaciones. Por un lado, colocamos en la primera el arroz y lo vamos cociendo. Las cantidades: Una parte de arroz, 10 de leche. En la otra cazuela pondremos la leche (unos 320 ml para dos personas) y la llevaremos a ebullición.

2. Optar por leche condensada o descremada

Elegir un tipo u otro de leche no nos impedirá realizar un arroz con leche, pero si escogemos mal tal vez no obtengamos el postre con su textura genuina. La leche que le conviene no es otra que la leche entera, con su aporte de grasa. En cuanto a la leche condensada, algunos cocineros consideran que no es necesaria porque tiene más concentración de azúcar, y puede resultar excesivo.

Arroz con leche. (Liliana Fuchs | Flickr)
Arroz con leche. (Liliana Fuchs | Flickr)

1. No elegir los ingredientes de calidad

No son muchos ingredientes pero los que pongamos, han de ser de calidad: arroz, azúcar, canela, leche. El arroz idóneo es el de forma redondeada, porque absorbe bien el líquido y queda más meloso y en la práctica sale bien. ¿Hay que lavarlo antes de usarlo? Hay que lavarlo un poco pero no demasiado porque si lo hacemos, le quitaremos todo el almidón y lo necesitamos parase fusione con el azúcar de la leche.

Nutrientes del arroz

El arroz posee más lisina que el trigo, el maíz y el sorgo.​ Contiene grandes cantidades de almidón​ en forma de amilosa (que cohesionan a los granos). El otro contenido de almidón en el arroz, tras la amilosa, es la amilopectina.

El arroz limpio, ya desprovisto de su salvado, suele tener menos fibra dietética que otros cereales y por lo tanto es más digestivo.​ Puede ser un alimento de sustento, a pesar de su bajo contenido en riboflavina y tiamina, y proporciona mayor contenido calórico y más proteínas por hectárea que el trigo y el maíz. Es por esta razón por la que algunos investigadores han encontrado correlaciones entre el crecimiento de la población y la expansión de su cultivo.

El arroz posee una elevada posición entre los cereales al considerar su aporte energético en calorías, así como en proteínas. La biodiversidad lo coloca en un 66 %, si bien posee pocas proteínas comparado con otros cereales.

VIDEO RECOMENDADO

El truco para hacer papas fritas crujientes

Papas fritas crujientes, ¿cuál es el truco para que queden perfectas?

TE PUEDE INTERESAR