El 31 de octubre abundan los dulces y caramelos por Halloween, pero hay que cuidar la salud de los niños. (Foto: Pexels)
El 31 de octubre abundan los dulces y caramelos por Halloween, pero hay que cuidar la salud de los niños. (Foto: Pexels)

A tomarlo en cuenta siempre. llegó y con esta celebración el famoso ‘Dulce o truco’, tradición por la que miles de niños salen a las calles con su mejor disfraz para tocar timbres pidiendo caramelos en sus calabazas. Si bien es una actividad que muchos padres promueven y acompañan a los pequeños, también es importante saber que el exceso de golosinas no trae nada bueno para la salud de sus hijos. En esta nota te dejamos algunos trucos a seguir si comió dulces en exceso este 31 de octubre.

MIRA TAMBIÉN | Por qué no deberías comer helado antes de acostarte

Si bien en esta fecha resulta inevitable probar un chupetín, chocolate o gomitas, hay que tener en cuenta ciertas recomendaciones para no terminar consumiendo azúcares por encima de lo adecuado.

“En el caso de los menores de 2 años, se debe evitar todos los azúcares añadidos. Entre los 2 y los 3 años, los niños no deben ingerir más de 15 gramos de azúcar al día. Desde los 4 hasta los 14 años, el límite es de 25 gramos diarios, es decir, 5 a 6 cucharaditas. No obstante, estas celebraciones son una ocasión particular y, por ello, es necesario conocer qué medidas pueden neutralizar los síntomas como la hiperactividad y la falta de sueño en los más pequeños del hogar”, señala la Dra. Claudia Ugarte, pediatra y docente de Medicina de la Universidad Continental.

Las mesas de Halloween suelen ser muy llamativas e incluir opciones no tan saludables por el exceso de azúcar. (Foto: Pexels)
Las mesas de Halloween suelen ser muy llamativas e incluir opciones no tan saludables por el exceso de azúcar. (Foto: Pexels)

Trucos para cuidar la salud si se ingirió mucho dulce

  1. Consumir abundante agua: Como bebida para saciar la sed de los niños tras el alto consumo de golosinas. Evitar dar bebidas azucaradas o gaseosas.
  2. Realizar actividad física: Una de las formas más rápidas y efectivas para controlar la glucosa es haciendo actividad física, por lo menos, durante media hora. Esta práctica aumentará la sensibilidad a la insulina en el menor y permitirá que los músculos tomen esa azúcar para transformarla en energía.
  3. Quitar las harinas y carbohidratos de la próxima comida: Para evitar que los niveles de glucemia sigan aumentando en los niños y niñas, se deben eliminar todos los hidratos de carbono de la comida posterior al exceso de dulces. La cena debe ser a base de proteínas y verduras, y se eliminan alimentos como el pan, el arroz blanco y las papas.
  4. Comer un alimento con grandes fuentes de proteínas: Una de las principales consecuencias de tomar grandes cantidades de azúcar es que después de disparar sus niveles en la sangre, bajan de forma brusca y ocasionan una enorme ansiedad por comer. Por ello, la especialista recomienda consumir un alimento rico en proteínas una vez se sienta esa sensación.
  5. Limitar los dulces que fueron entregados a los niños: No permitir que ingieran todos los dulces sino racionar su ingesta y distribuirlos a lo largo de los próximos días, tratando de ir sustituyéndolos por alimentos saludables como frutas.

¿Qué problemas trae el exceso de dulces?

La nutricionista Carla Torres Fernández-Cabero indicó en ‘Salud en Casa’ que el abuso de dulces puede conllevar a la obesidad, sobrepeso , diabetes tipo 1, alergias y asma. Además, los dulces sin registro sanitario y alto contenido de preservantes son un peligro para los niños, no solo en Halloween.

“La tartrazina ocasiona dolores de cabeza e hiperactividad; pueden ser cancerígenos y tóxicos; ocasionan sobrepeso y obesidad; producen alergias y asma y pueden generar diabetes tipo 1″, explicó.

Por su parte, la nutricionista Nefi Mendozatambién que si quiere reducir los riesgos de reacciones alérgicas tome en cuenta lo siguiente:

  • Verificar en la etiqueta sección ingredientes, que no haya presencia de este colorante (tartrazina, E102 o amarillo 5).
  • Verificar registro sanitario y empaques bien sellados.
  • Tu niño o niña no tiene que comer toda la golosina recibida, se puede compartir y/o racionar 2 a 3 golosinas pequeñas (dependiendo de la edad) en días espaciados.
  • Recuerda que estos contienen gran cantidad de azúcar y otros aditivos
  • Con creatividad, también puedes incorporar frutas y hacerlos llamativos.

¿Por qué se piden dulces en Halloween?

La costumbre en que los niños piden dulces también deriva de los celtas, quienes tenían la idea de que los muertos los amenazaban si no se les daba lo que pedían. De este modo, deriva la conocida frase del ‘trick-or-treat’, que en español significa truco o trato; también popular como el ‘dulce o travesura’.


Síguenos en nuestras redes sociales: