Tanto el bicarbonato de sodio como el polvo de hornear son ingredientes claves para los pasteles pues le dan la capacidad de elevarse en el horno. (Foto: Pexels)
Tanto el bicarbonato de sodio como el polvo de hornear son ingredientes claves para los pasteles pues le dan la capacidad de elevarse en el horno. (Foto: Pexels)

¿Quieres aprender a diferenciarlos? A simple vista son iguales, pero hay que tener mucho cuidado con ellos pues de ser confundirlos, nuestra receta de o se puede echar a perder. Si bien ambos son levaduras que otorgan a la masa la capacidad de elevarse, en la práctica son muy diferentes y todo amante de la repostería debe tener en claro en qué momento usar cada uno de estos ingredientes.

MIRA: ¿En qué se diferencian la harina preparada y sin preparar?

Hornear es un proceso delicado y usar un insumo incorrecto puede ser un gran error. Y es que la apariencia de estos es la de un polvo muy fino y blanco, por lo que es fácil confundirlos en la alacena si no los tenemos guardados en su empaque original.

MIRA: Cómo preparar churros sin aceite

Para que no intercambies uno por el otro en las de tus pasteles, te contamos cuál es la función de cada ingrediente y en qué momento debes emplearlo. Si no sabes diferenciarlos a simple vista, entonces te damos estos tips para que te conviertas en un experto en la repostería.

¿Qué es el polvo de hornear?

Es una mezcla de bicarbonato de sodio y crema de sarro, es decir, un ácido seco. La adición agrega acidez a las recetas que no requieren ingredientes ácidos.

Al ser una combinación de ingredientes, es menos potente que el bicarbonato de sodio. Cuando se agrega líquido, sus compuestos se combinan para producir dióxido de carbono. Debido a que esta reacción comienza de inmediato, es importante hornear las masas justo después de agregar el líquido.

Este se agrega a los ingredientes húmedos y luego a la levadura (hacen que la masa suba) nuevamente cuando se meten en el horno y se exponen al calor.

Este es un insumo clave en recetas como , bizcochos, galletas, panqueques, entre otros que contengan harina y vayan al horno.

El polvo de hornear es clave para preparar tus queques y que inflen en el horno. (Foto: pexels)
El polvo de hornear es clave para preparar tus queques y que inflen en el horno. (Foto: pexels)

¿Qué es el bicarbonato de sodio?

Es un compuesto alcalino y mineral que, cuando se combina con algo ácido, crea dióxido de carbono. El gas de dióxido de carbono crea burbujas que ayudan a que las masas y las mezclas levanten. Eso ayudará a tener una textura más crujiente.

También es empleado para ablandar el agua de cocción de las legumbres y verduras, conservando así su intenso color verde.

Este agente leudante es usado en recetas que contienen ingredientes ácidos como suero de leche, azúcar rubia o morena, yogur, jugo de limón, vinagre, cacao en polvo natural o miel.

Los expertos recomiendan agregar solo la cantidad necesaria en la preparación pues al exagerar se conseguirá un horneado extra salado o incluso de sabor metálico. El exceso de bicarbonato de sodio es uno de los errores más comunes de una torta.

Este es un insumo clave en recetas como tortas que lleven pulpa de frutas, queque de plátano, queque de naranja, preparaciones donde se haya cortado la leche con limón o vinagre.

La torta de chocolate es una receta a la que no le debe faltar el bicarbonato de sodio. (Foto: Pexels)
La torta de chocolate es una receta a la que no le debe faltar el bicarbonato de sodio. (Foto: Pexels)

¿Por qué algunas recetas usan ambos ingredientes?

Algunas recetas requieren tanto de polvo para hornear como bicarbonato de sodio porque estas tienen un poco de ácido activo, pero el dióxido de carbono resultante del ácido y el bicarbonato de sodio no es suficiente para liberar el volumen de la masa. El polvo para hornear se incorpora para esa elevación adicional.

Ambos pueden usarse para preservar el sabor también. Por ejemplo, si estuvieras haciendo esponjosos pues la incorporación de polvo de hornear permite que se mantenga ese sabor ligeramente ácido, al tiempo que garantiza que logren la suavidad deseable.

Un dato clave para la repostería es que el polvo de hornear y el bicarbonato de sodio pueden volverse menos efectivos con el tiempo, lo que significa que si son demasiado viejos, tus pasteles no obtendrán el aumento correcto. Asegúrate de verificar las fechas de vencimiento antes de comenzar a preparar tus postres.

VIDEO RECOMENDADO

10 recetas de pocos ingredientes para la cuarentena

10 recetas de pocos ingredientes para hacer durante la cuarentena

TE PUEDE INTERESAR


MÁS VIDEOS

Receta para preparar alfajores con manjarblanco

Receta para preparar alfajores con manjarblanco en casa